articulos |Publicado el 09-05-2022

Liberte-se da Crueldade: La campaña que busca acabar con el testeo en animales para cosmética en Brasil

Conoce más sobre el recorrido legislativo de Brasil hacia la prohibición de las pruebas en animales para cosmética en la siguiente nota.

La experimentación en animales para cosmética aún es una realidad en gran parte del mundo, pero gracias a los esfuerzos de organizaciones internacionales y campañas de concientización, ya son 41 los países que han legislado al respecto, como los pertenecientes a la Unión Europea, además de Noruega, Corea del Sur, India, Australia, entre otros. En América Latina, hemos visto los avances de países como Guatemala, quien legisló para acabar con estas pruebas en 2017; Colombia, que lo hizo en agosto de 2020; y más recientemente México, que en 2021 modificó su Ley General de Salud prohibiendo la experimentación cosmética en animales.

Actualmente en Brasil, el Distrito Federal y 11 estados han prohibido estas prácticas a nivel estadual: São Paulo, Pernambuco, Amazonas, Rio de Janeiro, Minas Gerais, Santa Catarina, Espírito Santo, Pará, Paraná, Mato Grosso do Sul y Acre. Luchar por un cambio legislativo que contemple a todos los estados del país ha sido uno de los principales objetivos de la organización Humane Society International (HSI), que en 2012 lanzó la campaña internacional Be Cruelty Free, divulgada en Brasil junto a nuestra ONG como Liberte-se da Crueldade.

Uno de los primeros intentos por alcanzar cambios en la legislación, consiguió que el CONCEA (Consejo Nacional de Control de la Experimentación Animal) publicara resoluciones normativas que formalizaron los métodos alternativos a la experimentación animal y que plantearon una lista de pruebas alternativas que pueden ser utilizadas.

Posterior a ello, el proyecto de ley PL6602/2013 fue presentado y consiguió ser aprobado por la Cámara de Diputados. Al pasar al Senado Federal obtuvo un nuevo número: PLC 70/2014. Desde entonces, el trabajo de HSI se ha enfocado en alterar el texto para garantizar que sea robusto y que realmente coloque fin al testeo en animales para cosmética en Brasil entero. El Proyecto de Ley aún se encuentra esperando discusión y aprobación del Senado.

En 2019, una encuesta conducida por Datafolha y divulgada por HSI, mostró la importancia que le otorgan las y los consumidores brasileños a la información de productos entregada por las marcas. Un 75% de los participantes declaró que la garantía de que un cosmético no ha sido testeado en animales es un factor que influye a la hora de adquirir un producto de esta categoría. Además, un 84% declaró que las compañías deberían tener la obligación de “informar claramente si aún testean sus nuevos productos e ingredientes en animales” una vez que se haya legislado.

Estos últimos dos años, gracias al impacto del cortometraje Save Ralph, doblado al portugués por el actor Rodrigo Santoro, la petición superó el 1.6 millón de firmas, mostrando el apoyo de la población brasileña a la iniciativa de acabar con estas crueles e innecesarias prácticas.

A lo largo de los últimos años, además, se han conseguido diferentes ratificaciones de leyes estaduales que prohíben este testeo, como la de Amazonas en 2020 y la de Rio de Janeiro en mayo del 2021. 

A pesar de todos estos avances, debemos recordar que aún es necesaria una ley federal que prohíba el testeo en animales para cosmética en el país. ¡Ayúdanos a conseguirlo mostrando tu apoyo a la causa!

¿Cómo puedes hacerlo?

1. Firma nuestra petición en www.libertesedacrueldade.org
2. Compártela con tus amigos y familia, para que cada vez seamos más.
3. Mantente atenta a las actualizaciones, noticias y acciones de la campaña en nuestras redes sociales @teprotejobrasil.
4. Recuerda siempre escoger #CrueltyFree