tips |Publicado el 21-12-2021

Hallacas veganas: una muy rica receta para las fiestas

Receta vegana de las tradicionales Hallacas de Venezuela.

¡Hola a [email protected]!

Durante el mes de Diciembre, en especial para Navidad y la celebración de fin de año, en muchos hogares del mundo se suele realizar una cena para compartir con nuestros seres queridos. En Venezuela uno de los platos que acompaña esta cena es la Hallaca.

Para quienes no la conocen, la hallaca es un especie de tamal, que consiste en una masa de harina de maíz sazonada y pigmentada con onoto o achiote, rellena por diversos ingredientes y envuelta de forma rectangular en hojas de plátano, para finalmente ser atadas con hilo pabilo y hervidas en agua. El origen se remonta a la época colonial de Venezuela, en las comunidades marginadas donde los esclavos negros e indígenas preparaban este plato con las sobras de comida que dejaban sus amos, y se realizaba más que todo en los campos de recolección de cacao, maíz y plátano.

En esta oportunidad quiero dejarles mi receta vegana para realizar estas ricas hallacas. Continúo, agregando la lista de los ingredientes que utilicé para la elaboración de la masa y el guiso (relleno). Aclarando que, las cantidades indicadas corresponden con la elaboración de 10 hallacas aproximadamente.

Ingredientes para realizar el guiso (relleno de la hallaca).

  • 1 cebolla.
  • 1 morrón (pimentón).
  • 10 dientes de ajo.
  • Cebolla de verdeo (cebollín).
  • Puerro (ajo porro).
  • Apio.
  • 1 zanahoria.
  • 1 berenjena.
  • 2 zapallos redondos.
  • 1 zucchini (calabacín).
  • 30 grs de uvas pasas.
  • 30 grs de aceitunas con carozo.
  • 30 grs de alcaparras.
  • Sal.
  • Aceite de oliva.
  • Harina de maíz.
  • Adobo a base de especias.

Ingredientes para realizar la masa.

  • Harina de maíz precocida.
  • Onoto o achiote.
  • 10 gms de alcaparras.
  • 10 gms de aceitunas.
  • Cebollín.
  • Sal.
  • Aceite de oliva.
  • Adobo a base de especias.

Elaboración del guiso.

En principio lavé y corte en cuadritos pequeños todos los ingredientes y además, triture los ajos. Luego, en una olla mediana realicé un sofrito con aceite de oliva a base de cebolla, ajo, cebolla de verdeo, puerro, morrón y apio, al que le fui incorporando los diferentes vegetales en forma progresiva, según su consistencia: primero las zanahorias, luego el zucchini, el zapallo y la berenjena.

En la medida en que los vegetales se iban cocinando iba agregando agua en pocas cantidades, de manera que no se secara el guiso pero que tampoco se convirtiera en una sopa. Seguidamente fui agregando las alcaparras, aceitunas y las uvas pasas, el adobo y finalmente la sal. Una vez que mis vegetales estuvieron cocidos, probé el guiso y cuando me pareció que estaba bien de gusto, lo retiré de la olla y serví en un bol para dejarlo reposar mientras elaboraba la masa.

Elaboración de la masa.

En un bol dispuse 1/4 de harina de maíz precocida, mientras que, en una sartén coloqué aceite de oliva y alrededor de 30 granos de onoto los cuales fui revolviendo para que desprendieran el color, una vez listo apagué el fuego y vertí en la harina, el aceite ya colorado.

Por otra parte, en un cacerolita con agua a fuego medio puse cebollín, alcaparras y aceitunas con un poco de sal y adobo. Una vez que el agua se había impregnado de los sabores, la utilicé para amasar la harina y elaborar la masa, ésta debe quedar con la consistencia justa, como para poder estirarla sin que se quiebre y no tan aguada como para que no se nos quede pegada de las manos.

¡Las hojas de plátano!

Un detalle no menos importante, son las hojas de plátano que se usan para envolver las hallacas. Estas hojas se venden, en el caso de Argentina, refrigeradas y listas para lavar y usar. Este año tuve la suerte de visitar unos amigos que viven en el campo, tienen plantas de bananas y me regalaron hojas para elaborar mi plato. Así que me dispuse a lavarlas, secarlas y cortarlas. De la cantidad de hojas que tengamos dependerá la cantidad de hallacas que podamos hacer.

Haciendo hallacas.

Una vez tenía mis hojas limpias y cortadas, el guiso y la masa hechos, el siguiente paso era armar las hallacas, para lo que dispuse en mi mesa: el bol con la masa, la cacerola con el guiso, en otros recipientes uvas pasas y cebollas cortadas en julianas y las hojas.

Seguidamente fui tomando una hoja de plátano y sobre ella extendía una bolita de masa, en medio de la cual, colocaba una cucharada cargada de guiso, uvas pasas y cebollitas de las que corte en julianas. Luego cerré la hoja tomándola por los lados y cuidando que no se cayera el relleno. Seguidamente coloqué sobre ella otra hoja de plátano, de forma que quede bien envuelta y realicé un amarre con el hilo de pabilo. Finalmente cuando tuve todas las hallacas listas, las metí en una olla grande con agua hirviendo y las dejé cocinar durante una hora y media.

Al pasar ese tiempo, las saque de la olla y las deje reposar unos 10 minutos, luego con la hallaca en un plato corté con una tijera el hilo pabilo, abrí la hallaca y probé este delicioso plato. Muy contenta y satisfecha con el resultado, guarde el resto en la nevera para comerlas cuando guste y servir un par en la cena de Navidad y de fin de año. Importante: Las hallacas se pueden calentar nuevamente, en una olla con agua hirviendo y/o dentro de una bolsita plástica, en el microondas.

Como siempre les mando un enorme abrazo, esperando que les haya gustado esta receta. Si se animan a hacerla espero que les sea útil este post y además que, les queden muy muy ricas.

¡¡¡Besos!!!