post |Publicado el 14-06-2018

Metabolismo en invierno

 

La alimentación en el invierno cambia considerablemente, junto con ello, el funcionamiento de todo nuestro cuerpo. ¿Notas que tu piel, cabello y hasta digestión cambia con los meses de frío? Entérate aquí por qué y cómo solucionarlo.

Hola [email protected], ya entramos en la época más cruda del año, las temperaturas bajan y llega la humedad, claramente nuestro cuerpo sufre cambios y es necesario saber que tan "normales" son, ya que nuestra salud siempre nos está indicando situaciones que debemos atender.

Existen algunas deficiencias que se podrían presentar en el invierno las cuales te sugiero revisar y así asegurarte de estar sano.

  • Fibra: el consumo de frutas y verduras, baja considerablemente en invierno, esto causa diversos desbalances en el organismo como cambios en la digestión, en la piel, caída del pelo y calambres. Para esto, te sugiero que consideres incorporar alimentos ricos en fibra de una manera más cálida, por ejemplo, sopas/cremas de verduras y/o legumbres, fruta cocida, semillas y frutos secos. * (Evita mezclar frutas con lácteos, como también trata de considerar fruta como colación única y natural, tratando de no mezclarlas entre sí, a menos que sean de la misma "familia" como los berries, cítricos, frutas dulces, entre otros).
1
  • Proteínas: es la temporada perfecta para aumentar el consumo de legumbres, sobre todo si son guisadas, también puedes considerarlas en tortillas y purés. Recuerda que para que esta proteína de origen vegetal sea tan completa como una de tipo animal, debe remojarse (y luego ser cocinada en agua nueva), además cocinarla con un cereal como arroz, quínoa, avena o mote (las papas y/o tallarines no son un buen acompañamiento para las legumbres, como tampoco el huevo). Otra fuente importante son las bebidas vegetales, pero ojo con eso, lo ideal es que sean con un buen aporte nutricional, esto repercute en sus ingredientes (siempre elige los que tengan los menos posibles), hoy en día hay marcas muy económicas que no cumplen la función de un "lácteo", fíjate que su aporte proteico supere los 5 grs/porción y que idealmente no contenga azúcar. Por último, si consumes huevo, procura que sea de "gallina libre" y jamás cocinarlo con aceite (ni siquiera de coco), ocupa una cucharada de agua y verás que no altera su sabor ni tamaño.
 
  • Vitamina D: esta vitamina es fundamental en nuestro organismo, ya que ayuda a la salud ósea, muscular y sistema inmune (aún en estudios). En esta época su fuente más valiosa, el sol, se nos hace escasa, ya que deben considerarse al menos 7 minutos seguidos, sin protección solar, entre las 11 y 15 horas y diariamente para su absorción. La forma correcta de suplementar su ingesta es a través de lácteos fortificados (animal/vegetal), alejados del consumo de té y café. Si aún así su déficit persiste, sugiero revisar el funcionamiento renal, como también alguna alergia alimentaria, como podría ser al gluten.
 
  • Vitamina C: la piel sufre como nunca en esta época, se vuelve más seca y suelen aparecer "arañitas" en el rostro, esto podría deberse a la falta de esta vitamina, como también la congestión regular. Para esto sugiero aprovechar las frutas cítricas de temporada como la piña, kiwi, pomelo, naranja y mandarinas. Por otra parte, el suplemento efervescente presenta buena absorción, procura tomarlo alejado de las comidas.
 
  • Hidratación: en esta época suele aumentar la ingesta de bebidas calientes, especialmente té y café. ¿Cuál podría ser el problema? Existen tipos de té, que son tan o más fuertes que el café, como el verde y el rojo (activantes por naturaleza), por lo que debes cuidar su ingesta nocturna, otro "pero" es tomarlos cerca de comidas importantes como el almuerzo y/o cena (sí, típico el café después de almuerzo), esto altera el metabolismo de los alimentos, bajando sus aportes nutricionales. Te sugiero cambiarlos por infusiones de hierbas, cáscara de limón, té rooibos (sin teofilina) y dejar el té/café para entre comidas. Lo importante, es no dejar de beber líquidos, si no saber cuál es el horario correcto para cada uno.
  2

Vitamina B12: su déficit muchas veces no tiene que ver con la época, pero es en invierno cuando más repercusiones de su déficit vemos, es por esto que es la mejor instancia para poder considerar la inyección de esta vitamina o suplementar de manera continua, existen marcas que generan este suplemento de origen vegetal. Existen diferentes dosificaciones, todo depende de que tan alto sea tu déficit, por lo que te sugiero consultarlo con un profesional. (Me puedes escribir a mis redes sociales).

Y por último, es importante destacar que sí, efectivamente en invierno aumenta el hambre, pero no quiere decir que necesites más calorías, por el contrario, debes ser [email protected] con tu ingesta versus actividad física. Una buena idea sería incorporar alimentos saciadores, pero bajos en calorías, como guisos y tortillas de verduras, legumbres, sopas de verduras naturales, fruta cocida, snacks saludables. No descuides tu hidratación y lleva siempre una fruta en tu bolso ;)

Saludos a [email protected], gracias por leerme, un abrazo apretado para ti, y recuerda "Que el alimento sea siempre tu medicina", te espero en Facebook e Instagram como @Yoquieroserflaco

Firma-Valentina