articulos |Publicado el 10-08-2019

Celebremos la lactancia materna

En Chile celebramos la Ley 21.155 "De protección a la lactancia materna y su ejercicio", un acto de amor incondicional, que está de moda, sí, lo está hace millones de años, donde cada mujer de forma abnegada amamantó a sus bebés con el alimento más completo del mundo. 

La llegada de un/na nuevo/a integrante a la familia es siempre sinónimo de felicidad, y por supuesto también de inseguridades y miedos. Existe mucha información que se repite de generación en generación, sin tener fundamento alguno, y que claro, repercute en el correcto ejercicio de el amamantamiento. Estos llamados "mitos de lactancia", se han ido derribando, gracias a la importante labor de matronas, asesoras de lactancia y profesionales de la salud, quienes han buscado especializarse y actualizarse frente al tema, y ayudar a toda madre, futura madre, sus bebés y familia.

 

La lactancia materna es un derecho de cada mujer, es quien decide cómo, cuándo y cuánto tiempo amamantará a su bebé. Es importante destacar que la lactancia materna no tiene horarios, cuando hablamos de "libre demanda", nos referimos al amamantamiento cada vez que sea necesario, sin importar lapsus de tiempo entre tomas, aunque el bebé inicie la alimentación complementaria. 

Vamos derribando algunos mitos:

  1. Durante el embarazo "debe formarse el pezón": Esto es absolutamente falso y además dañino para la futura madre, sea cual sea la forma de tus pezones, no debes manipularlos en pro de "formarlos". El primer contacto con el bebé te mostrará como el acople se realiza de manera natural. Esta práctica sólo podría ocasionarte dolor y alguna posible lesión. Sólo en casos muy especiales es necesario el uso de pezoneras de ayuda.
  2. "Tengo varias semanas de embarazo, sin embargo no tengo secreción de leche, seguramente no podré amamantar": Esto también es falso, si bien,  algunas embarazadas tienen secreción prematura, lo natural es que la leche comience su proceso con las primeras succiones del bebé, sea parto o cesárea, a medida que se realice succión, comenzará la producción de leche. 
  3. "Comencé a amamantar, pero mi leche es muy delgada": La leche materna pasa por diferentes fases, siendo la primera el "calostro", alta en nutrientes y anticuerpos esenciales para los primeros días del bebé, de color amarillento y muy "aguada", la cuál podría extenderse hasta unos siete días. Luego viene la "leche de transición", donde va tomando más consistencia hasta llegar a la leche definitiva cerca del mes de vida del bebé. Todas estas faces son muy importantes de respetar. En este proceso el bebé podría tener variaciones en su peso, sin embargo, se sugiere asesoría y mantención de la lactancia materna exclusiva, antes de considerar la introducción de fórmulas artificiales. 
  4. "El pediatra me dice que haga horarios de lactancia cada tres horas y amamante 15 minutos por lado": Esto es muy típico, y si bien es cómodo para la madre, no siempre lo es para el bebé, ya que la lactancia no es sólo "alimentación". Debemos entender que el bebé a través de su madre recibe calor, apego, seguridad y contención. Son seres tan débiles que al sentir esto, tienden a dormirse por pequeños lapsus de tiempo, y esto no significa que hayan saciado su hambre el 100% de las veces, más de alguna, despertarán al poco tiempo para poder terminar su toma. Ten paciencia, esto de a poco se normalizará y cerca de los 3-5 meses tendrán tomas mas largas y saciadoras. 
  5. "Tengo poca leche, debo incorporar fórmulas": Si deseas seguir con lactancia materna exclusiva, pero sigues pensando que tu bebé "queda con hambre", lee los mitos anteriores. Busca la manera de generar más estimulación para lograr mayor producción, ya sea con tu bebé, como con extractores, también puedes extraerte de forma manual. Te sugiero ayudarte con masajes en tus mamas, como también poder bañarte con agua tibia o utilizar guateritos de semillas, todo esto antes o entre tomas. 
  6. "Le voy a quitar el pecho porque va a empezar a comer": La alimentación complementaria, se inicia idealmente a los 6 meses de vida, o después, nunca antes, y como su nombre lo dice "complementa" la lactancia, por ende el amamantamiento sigue siendo el alimento primordial en el bebé, incluso a los 8 meses cuando se incorpora la cena, luego del año, tu bebe tendrá horarios absolutamente definidos (idealmente), y se podrán espaciar las tomas, alternando con las comidas y colaciones saludables. 
  7. "Después del año, la leche materna no alimenta": Existen numerosos estudios que avalan la lactancia materna hasta los dos años de vida. Es esta la edad que los seres humanos dejan de necesitar la leche (y lácteos en general), y por ende, la leche materna sigue alimentándolos y entregando nutrientes esenciales en su crecimiento. 
  8. "No pude amamantar a mi bebé, no me va a querer": Que por favor esto jamás pase por tu mente, existen condiciones de salud, emocionales, y millones de posibilidades que impidan poder generar lactancia materna. Si fue así, sigue adelante, busca una formula de inicio adecuada para tu bebé, asesorándote con tu pediatra, matrona o nutricionista. Mientras puedas seguir cargando, abrazando y besando a tu bebé, siempre serás la mejor madre, es en ti donde encontrará contención y seguridad, esto fue solo un detalle. 

Esta es la "Semana de la Lactancia Materna", y a través de este post, espero poder llegar a muchas madres y futuras madres, derribando mitos que solo causan inseguridad, frente a un proceso tan especial y fundamental en la vida de nuestros [email protected] Y por supuesto a todo aquel, a toda aquella que busca informarse y contribuir a mantener prácticas tan maravillosas como el amamantamiento. Felicidades y mucho aguante a todas las que luchan por amamantar a sus bebés, dejando todo de lado, incluyéndose, con tal de entregar amor. 

Si tú, por alguna razón no pudiste amamantar, no sientas culpa ni vergüenza, la salud o las circunstancias no siempre son como uno espera, y por supuesto que tu bebé te amará incondicionalmente, porque existen muchas formas de apego, y de seguro tu podrás incorporarlas. Eres de igual forma una madre valiente y luchadora, y si no pudiste amamantar, de seguro tendrás mil formas de acercarte y amar a tu bebé, como el/ella a ti. 

 

 Y tú, padre o futuro padre, tienes un rol fundamental en esta práctica, eres el indicado de regalonear a esa madre, que de seguro estará muy cansada. Acercarle un té o su jugo favorito, la hará muy feliz, poder arroparla mientras amamanta en la noche, o simplemente acercarle el bebé mientras ella se acomoda, serán actos de amor que fortalecerán de sobremanera su relación. 

 

Si tienes dudas puedes escribirme a mis redes sociales, pon me gusta a mi pagina y sigue mis publicaciones, de seguro te gustarán, te espero en @YoQuieroSerFlaco Besos a todeees :)